01 January 2013 - 09:10 • 1628 views

Share

Article

Me he encontrado en una situación terrible. Antes de anochecer, el viento ha bajado, he comenzado la maniobra para poner el gran genáquer, había 17-18 nudos. Todo transcurría bien, hasta que desenrolé el cabo del enrolador, todo se ha enrolado en la vela mientras que estaba desplegándose. El cabo se ha enganchado completamente en la vela. Y todo esto, con 16-18 nudos de viento, y de noche……he tenido, equipado con el arnés, ir a fuera a 14-16 nudos de velocidad, para que la vela no flameara  demasiado. Cuanto más la aguantaba, más el cabo la estrangulaba porque quería continuar desenrolándose, una historia sin final………

Este mal momento me recordó a Yann Elies, cuando se rompió fémur en la anterior Vendée Globe. Me he caido más de una vez, y la fuerza del agua era realmente fuerte. No había  mucho viento (al portante entre 16 y 18 nudos) la situación no era  muy agradable. Era de noche, y además el agua estaba a 8 grados. Esta experiencia es aún peor que la de la subida al mástil, pero ahora todo va bien.

Bueno año a todos.