05 Décembre 2012 - 07h28 • 1972 vues

Partager

Article

Está claro que el grupo delantero sigue navegando a toda velocidad. Los cinco líderes avanzan a casi 18 nudos de media (Bernard Stamm, Cheminées Poujoulat, se ha tragado 435 millas en 24 horas). Mientras, por detrás, empiezan a perder fuerza. Una dorsal anticiclónica frena a los tres mosqueteros, Mike Golding (Gamesa), Jean Le Cam (Synerciel) et Dominique Wavre (Mirabaud). Para no hablar de Javier Sansó (ACCIONA 100% EcoPowered), atrapado en la gran encalmada del anticiclón, de la que confía salir esta mañana.

 

Armel Le Cléac’h (Banque Populaire) sigue líder, rumbo a la segunda puerta de hielo, a la que debería llegar mañana. 430 millas lo separan de la puerta de Crozet. Los cuatro primeros avanzan rápidos, muy rápidos, empujados por 25 nudos de viento. François Gabart (MACIF), no localizado a las 4 H TU, era tercero en la clasificación de las 3 H TU, a 10 millas de Jean-Pierre Dick (Virbac Paprec 3). El suizo Bernard Stamm (Cheminées Poujoulat) sigue acercándose al trío de cabeza, mientras, en quinta posición, Alex Thomson (Hugo Boss) realiza una gran regata en un IMOCA de 2007 diseñado por Bruce Farr. Pisa los talones a cuatro barcos de última generación y busca golpes de efecto. Mientras Armel Le Cléac’h está situado al norte del pelotón de cabeza, el británico apunta al Sudeste para encontrar más viento procedente de una depresión del Sur. Objetivo: conservar un ángulo respecto al rumbo ideal y seguir arañando millas a quienes lo preceden. 

 

Frenados

Frustrante. Puede imaginarse lo que pasa por su cabeza. Mike Golding (Gamesa), Jean Le Cam (Synerciel) y Dominique Wavre (Mirabaud) ya pueden desmelenarse para no ver alejarse cada vez más a la cabeza del pelotón, pero parece ser en vano. Una burbuja anticiclónica los alcanza y desploma su velocidad. 8 nudos de viento tiene esta madrugada este grupo, que parece haber cocado contra una pared. Buena Esperanza está aún a 150 millas y, a juzgar por las explicaciones del británico, ha hecho honor a su fama de cabo de las tempestades: “El sistema de la quilla, el aparejo, las velas, el material de cubierta y yo mismo nos hemos llevado un verdadero castigo: esto es una experiencia del cabo de Buena Esperanza en toda regla, y no podemos escaparnos de ella”.

El patrón británico considera que el mal estado de la mar es consecuencia del choque entre la fuerte corriente de las Agujas y el viento, que se mueven en dirección contraria y levantan esas olas –“enormes y terribles”, en palabras de Golding- de las que tanto se han quejado los dos primeros grupos de la flota. Esta corriente es relativamente caliente, hasta el punto de haber provocado la presencia de peces voladores y medusas alrededor del Gamesa. A este castigo pronto seguirá otro: la falta de viento.

Ese es el tormento que ha vivido Javier Sansó (ACCIONA 100% EcoPowered) en las últimas horas, pues aún sigue atrapado por las calmas de anticiclón de Santa Helena, que se está desplazando hacia el Este y que seguirá su camino hacia el océano Índico. El navegante español ha navegado toda la noche a una media inferior a los 6 nudos, mientras su más inmediato perseguidor, Arnaud Boissières (Akena Vérandas) empujado por un fuerte viento de componente Oeste, progresa a más de 17.

Anoche, sin embargo, el patrón mallorquín expresaba su confianza en salir esta mañana de la encalmada: “Hoy [por ayer] ha sido un día no muy rápido para mí, aunque sigo intentando escapar de la alta presión que me tiene atrapado. Creo que mañana [por hoy] ya podré librarme de ella”.

 

La felicidad de navegar

Sansó quiere recuperar la sonrisa de navegar rápido que ha vuelto al rostro de los cuatro patrones que cierran la flota. Por fin largas planeadas, la felicidad de navegar con fuerte viento portante. Arnaud Boissières (Akena Vérandas), Bertrand de Broc (Votre nom autour du monde avec EDM Projets) y Tanguy de Lamotte (Initiatives Cœur) galopan rumbo a la puerta de Agujas. ¡19,5 nudos registraba Bertrand de Broc, el más rápido en la clasificación de esta mañana! Más a popa, Alessandro di Benedetto (Team Plastique) vive una regata de ensueño en su viejo barco de 1998, mucho más cómodo y rápido sin embargo que el mini de 6,50 metros en el que el italiano ya ha completado una vuelta al mundo en solitario sin escalas. Contemplativo y curioso, aprovecha cada instante para gozar de una experiencia única, que quiere compartir con todo el mundo.

 

Olivia Maincent